Así fue.

…requiescant in pace.

-¿Qué le pasa a los <te quiero>? Me preguntó. Sostenía la caja en donde los guardabamos.

Un <tequiero> le había dicho a otro <tequiero>:

-¡Te quiero!

Y el segundo <tequiero> le había respondido:

-Te quiero también… Pero…

Los dos nos arrimamos a la caja y nos quedamos observando, incrédulos, habían dudado, y esa no era una actitud común entre nuestros <tequiero>.

El segundo <tequiero> después de un rato le dijo al fin al primero: ¡te quiero!. A lo que el primer <tequiero> le respondió:

-Es verdad, yo tampoco sé cuanto te quiero.

Ahí nos dimos cuenta de que los <tequiero> definitivamente se habían enfermado de <noseloquequiero>.

… no pudimos hacer nada. Poco a poco fueron muriendo todos los que teníamos.

Anuncios

2 comentarios to “Así fue.”

  1. Ay…. los te quiero enfermos de noseloquequiero …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: