Archive for abril, 2010

16/04/2010

Oda

¿Porqué no me borraste?

Si borraste las estrellas

y otras tantas cosas bellas

¿Porqué no me borraste?

 

¿Por qué? ¿Por qué lo hiciste?

Arrancaste ese retoño,

provocaste en mí este otoño,

y desapareciste.

 

Y me robaste,

cuando te fuiste,

la luna

con un vil y sagas guante.

 

Te la llevaste,

no me dejaste

ninguna.

Ni creciente, llena, ni menguante.

14/04/2010

Réplica

Sentado sobre una roca, descansando bajo la sombra del único árbol que hay en veinte kilómetros a la redonda, mientras el rebaño pasta, el pastor piensa en vos alta. Habla con los animales, como si estos tuvieran la respuesta.

-¿porqué?, ¿porqué?, ¡diganmé!

-meeeeeee, meeeeeee – balan las ovejas.

(…vean este enlace)
14/04/2010

Compadre

Hace ya dos meses queándo

pensando en la pobrecita,

le ha crecío la pancita

y yo ni la he saludau

pues, como hemos acordado

por el rancho niaparezco

el viejo es un poco terco

y pa decirles la verdá

si por ái me llego asomar

de un tiro me deja seco.

11/04/2010

Perenne

¿Cómo hago para explicar que mi corazón ya tiene dueño y que nada en este mundo puede hacer que cambie eso?

¿Cómo hago para que entiendan que lo que en verdad me mata no es que se haya ido, sino que no hallo las palabras que describan lo que siento?

¿Cómo hago para que quede claro que la verdad más verdadera que existe en la tierra es que yo la quiero y que la querré por siempre?

“Siempre” no me alcanza.

“Eternamente” tampoco.

¿Cómo hago para que cuente conmigo? ¿Cómo hago para que crea en esta promesa y para que sepa que cuando todo esté perdido, si es que en algún momento pasa, puede aferrarse, sin vergüenza y sin temor, a este cariño que ha dejado en el olvido?

¿Cómo hago para que tenga esa certeza?

¿Como lo hago? Ni firmando con mi sangre lo consigo.

Me trago el orgullo, me importa tres pepinos, lo único que me importa…

Es ella…

Y que sepa que cuando lo necesite…

Puede contar conmigo.

10/04/2010

Lunes y martes

¡Gluc!
 
¡Gluc!
 
El dulce néctar,
la amarga sabia,
apaga esto que siento…
¡Gluc, gluc!…
 
Lo Saca de mi pecho,
lo Arranca de adentro
de mi corazón…
 
Me ahoga,
poco a poco….
 
Igual…
¡Gluc, gluc, gluc!
 
Salvajes olas tintas,
ENORMES,
se sacuden, remueven,
feroces.
Vienen desde el fondo
de una copa
de Cabernet Sauvignon.
07/04/2010

Entre compañeros

 

Marcela lee a Agatha Christie y Carolina está en el escritorio de al lado durmiéndose, el sol entra por la ventana y le da de lleno en la nuca, por mas esfuerzo que hace para mantener los ojos abiertos, no puede, el calorcito de la siesta le gana. A esta hora la escuela está tranquila, todos los alumnos están en clases y cada uno se dedica a hacer algo para entretenerse, leer, chatear, o no hacer nada, como Carolina.

Víctor, que ocupa el escritorio junto a la puerta, toma mate y lee el diario. Marcos sigue renegando con la impresora, rompe el silencio:

-¡Esta impresora anda como el culo!

Marcela saca los ojos del libro y lo mira. Víctor también levanta la mirada y lo observa por encima de los pequeños lentes que usa para leer. Marcos tiene ganas de tirar la vieja maquina por la ventana. Carolina cabecea, ya no puede mantener su cuello firme.

-Bueno, hay culos y culos. –afirma Víctor y le pasa un mate a Marcos.

Éste arranca la hoja que quedó trabada en la impresora y la hace un bollo, se para y toma el mate mientras observa a la impresora como a un paciente enfermo y sin cura.

-hay culos que funcionan bastante bien –continúa Víctor y sonríe. Es una risa picara con algunas piezas dentales faltantes.

Marcela, que había vuelto a la lectura, sonríe, sabe a donde va dirigida la frase, lo siente como un piropo. Carolina casi se da un frentazo con el escritorio.

-Si, si, si- dice Marcelo devolviéndole el mate a Víctor.

–Algunos culos dejan una buena impresión.

Los tres sonríen y Carolina duerme.

07/04/2010

Margaritas

Te quiero,
haces que broten margaritas
entre medio de malezas…
mi conciencia.
05/04/2010

Alejandro Honor

Son tres situaciones que han tomado a Alejandro por sorpresa. Tres situaciones que hoy han herido su imagen y su orgullo.

Son situaciones hermanas, hijas de la ridiculez y nietas de la vergüenza. Embarazadas de embarazosa desgracia y que dan a luz nada más que un bajón en su autoestima.

La primera es leve pero hiere su imagen seria y conservadora. Sucede cuando aprieta el pomo de mayonesa y lo sorprende un sonido que hace imaginar a todos otra cosa. Eso a él lo avergüenza.

La segunda es una daga que apuñala su masculinidad. Camina por la calle y de pronto ¡PAFFF! Un motor fuera de punto explota y Alejandro en pleno centro pega un salto y grita como el maricón del siglo. Ésta es catastróficamente pública. (Le ha ocurrido otras veces en época de navidad, cuando los pendejos arrancan con los cuetes).

La tercera es patológica, es un globito de moco que se infla en su nariz cuando Mariana lo hace reír. No debió ir a su encuentro resfriado. Mariana mira hacia otro lado para disimular, pero Alejandro, que también se da vuelta para limpiarse, sabe que ella notó. Su orgullo fue fusilado contra un paredón.

Maldito el día de Alejandro.

05/04/2010

El que esPera desespera

Me han contado que
Del viejo y torcido árbol
Que hace décadas plantó una abuela
Crecieron peras.
 
De esperar era que suceda
Pues era un peral
Y un peral da peras.
 
Pero entre todas ellas
Ha crecido una
Que no es una pera cualquiera.
 
Es una pera negra.
Cosa extraña la naturaleza
Que hace cosas tan bellas.
 
Hoy, bajo otro añejo árbol
De tronco arrugado y triste
Yo pido peras
A un olmo.
 
Espero me las conceda.