Archive for marzo, 2010

31/03/2010

Accidentado pero feliz

¿Para que lado se enroscan y para que lado se desenroscan los tornillos? ¿La ranura de la llave va para arriba o para abajo? ¿Para qué lado se debe abrir una puerta, hacia adentro o hacia afuera? ¿Cual es la fría y cual la caliente? ¿La de la derecha es la fría? ¿Qué derecha? ¿Tu derecha o mi derecha?

Obviamente estas son preguntas que no se hizo jamás el tipo que nos alquiló la casa, o el que la refaccionó, quien sabe, pero quien sea que lo haya hecho es un fenómeno. La casa que alquilamos está llena de desperfectos, los observas desde que entras, cuando metés la llave y te encontrás con que la cerradura está al revés, con la ranura para arriba.

La puerta de la cocina es otro fenómeno, como quien la colocó y no exagero, se abre hacia afuera y no hacia adentro como todas las demás puertas, también está al revés. Cada vez que voy apurado en vez de tirar, empujo, como es costumbre. La puerta no se inmuta por supuesto, y por la urgencia y el envión termino llevándomela puesta. Me ha pasado varias veces en estos días.

La casa tiene varios detalles que hemos dejado pasar. Al fin y al cabo son solo detalles insignificantes. Algún día podremos irnos a algún lugar mejor, pero por ahora es lo mejor que pudimos pagar, y, a pesar de todo, es una casa amplia y muy bien ubicada. Pero lo mas importante es que tiene patio, hace rato lo buscábamos para que nuestra hija Malena pueda salir a jugar. Pero más allá de todo tengo que decir que el tipo éste tiene las coordenadas invertidas. Hoy descubrí un detalle más, uno que colmó mi paciencia, y de verdad me hirvió el culo.

Pedí el día libre en el trabajo para terminar con la mudanza y con algunos arreglos que nos quedan para poder establecernos definitivamente. Mariana si fue a trabajar y por una decisión de ella que aun no comprendo Malena no fue al jardín, se quedó en casa conmigo.

Después de darle la primera mano de pintura a la pared verde loro de la cocina, único detalle de pintura de la casa que queremos cambiar, me tomé unos mates. Eso me llevó indefectiblemente a estrenar el baño. Dejé la puerta abierta, para ver a  Malena que jugaba en el suelo con un balde y un rodillo. Que capacidad que tienen los chicos para entretenerse con cualquier cosa, pensaba. Male daba vuelta el tacho, lo golpeaba como a un tambor. Me senté en el bidé y abrí el agua.

Pasó aproximadamente un segundo hasta que pude percatarme de que el agua había salido hirviendo, y para esto el chorro caliente ya había hecho un estofado con mi recto. -¡Me cago en la puta! Grité y pegué el salto hacia alguna otra parte. Después me sujeté bien fuerte el esfínter tratando de mitigar el dolor punzante y estiré la otra mano para cerrar la llave, pero me volví a quemar.

Imaginen la situación, Malena mirando a su padre con los pantalones por el suelo, sujetándose el culo y gritándole al techo una tremenda puteada. Y el bidé que seguía tirando agua caliente como una fuente, mojando la pared y todo el suelo. La miré, volví a mirar el bidé, agarré una toalla, me cubrí, me zambullí bajo la lluvia hirviente con la toalla como caparazón y cerré la llave.

Tragué un poco de agua, pero me sentí satisfecho. Volví a mirar a Male que me miraba sorprendida, todavía no podía comprender que era lo que había pasado. Me sentí ridículo después, miré el desastre y la miré a Malena. –Me quemé. Le dije y se rió.

Insisto, el que hizo esto es un anárquico en lo que refiere a estas normas universales del uso de las cosas. Cualquiera sabe que la fría va a la derecha, la caliente a la izquierda, basta con ponerse a pensar un poquito. La situación fue el colmo de lo sanguinario. Espero no encontrarme con muchos detalles mas como estos.

En fin, tuve que terminar de limpiarme el traste y después limpiar el chiquero, pero Male me ayudó. Ella se siente feliz acá, canta en las piezas vacías, descubre objetos nuevos, vecinos nuevos y sale al patio a andar en triciclo. Y Mariana y yo somos felices con ella.

Anuncios
27/03/2010

Así fue.

…requiescant in pace.

-¿Qué le pasa a los <te quiero>? Me preguntó. Sostenía la caja en donde los guardabamos.

Un <tequiero> le había dicho a otro <tequiero>:

-¡Te quiero!

Y el segundo <tequiero> le había respondido:

-Te quiero también… Pero…

Los dos nos arrimamos a la caja y nos quedamos observando, incrédulos, habían dudado, y esa no era una actitud común entre nuestros <tequiero>.

El segundo <tequiero> después de un rato le dijo al fin al primero: ¡te quiero!. A lo que el primer <tequiero> le respondió:

-Es verdad, yo tampoco sé cuanto te quiero.

Ahí nos dimos cuenta de que los <tequiero> definitivamente se habían enfermado de <noseloquequiero>.

… no pudimos hacer nada. Poco a poco fueron muriendo todos los que teníamos.

23/03/2010

me viene a la memoria

Vos sabes,
ya no están.
¿Donde están?
¿Vos sabes?
 
¿Quienes son?
¿Cuantos más?
Muchos son
¿Los buscas?
 
Estos son,
no olvidar,
¡No olvidar!
Eso son.
23/03/2010

Sueño

Sueño que sueño que sueño,
sueño que sueño contigo
y en el sueño yo te digo
sueño poder ser tu dueño.
 
Sueño que no soy tu amigo
aunque es sueño lo he anhelado
y no temo lo soñado
sueño que me ato contigo.
21/03/2010

Dos Décimas Bélicas

Sopla el viento carroñero,
es un desierto hostil,
por mas que lleva un fusil,
teme un tiro certero.
Hace un frío fulero,
y los dedos se le parten,
aunque odia que lo manden
cumple orden del sargento.
No va feliz ni contento,
tiene miedo que lo maten.
 
Cuerpo a tierra va sagaz
a la trinchera vecina,
cauteloso se aproxima
a pedirle al cabo Paz:
-Me han mandado nada más
a buscar yerba pa´l mate.
Aunque suena a disparate,
el riesgo tiene sustento,
a todo su regimiento
calentará con el mate.
21/03/2010

Soneto acabado.

El amor debe ser una gran cosa,
para quien tiene suerte y lo halla,
mi corazón hace tiempo reposa,
de gritar se ha cansado y calla.
 
El destino tiene todo planeado,
para mi ha escrito pocas hojas,
no voy a ir contra lo profesado,
mi sino es andar por cuerdas flojas.
 
Ya no busco cosas maravillosas,
para mi el amor es imposible,
tomo hoy aquellas pequeñas cosas,
esas que en verdad me son tangibles.
 
Ya no me veran desilusionado,
amar es para mi verbo pasado.
20/03/2010

Culinario

En un papel de cocina
Se me ocurre escribir un poema
Mi corazón esta lleno de penas
Pero además me crujen las tripas.
 
Mientras lo pienso pongo en la olla
Ajo picado y morrón
Y lloro como un maricón
Mientras pico la cebolla.
 
Mientras rehogo la mescoleta
Lleno la copa de vino
Este amor ya está perdido
Pienso y corto panceta.
 
Echo un caldo y las legumbres
Y revuelvo con la cuchara
El dolor poco a poco para
Quizá no era amor, sino costumbre.
 
Rodajas de longaniza
Y huevo duro picado
Este poema esta terminado
Por comer yo tengo prisa.
 
Pocas cosas se asemejan
Al amor verdadero
Y su “te quiero” vale menos
Que este guiso de lentejas.
06/03/2010

Al/en Pedalín

-Vos  Lidia sos mandarina y tortilla. Y vos Facundo sos chorro, maraca, traba, botón, zapato, lenteja, zoquete, salame y un perro… y me quedo cortina.

-¿y bocina?

 -¡Naranja!

-Dejalo Facundo, vamos, es un pancho.

06/03/2010

Don Roberto

-Está ahí, en el extremo de la mesa, con las piernas cruzadas, mirándonos ¿Ahora tampoco lo ves?

-¡No lo veo Carlos, dejá de joder!

 -¿Cómo que no lo ves? ¿No ves que está ahí sentado y que nos está escuchando?

 -Que pelotudo que sos Carlos ¿qué te pasa? No podés ser tan perverso.

 -¡Te estoy diciendo que está ahí, lo veo!

 -¿Si? A ver, decime, ¿que hace ahora?- Pregunta María irónicamente tratando de controlarse, de no gritar.

 -Se está tomando el vino María, se está tomando el vino ahora.

 -Estás loco Carlos, siempre es la misma historia con vos, no se porqué te pones tan pelotudo, ¿no ves que me herís?

 María estalla en lágrimas, corre al baño y se encierra. Carlos se queda un instante más apoyado en la pared donde ella lo había recibido y acorralado con besos y abrazos. Luego se dirige hacia la puerta del baño, la abre y desde allí la mira, está llorando y hecha un bollo sobre la tapa del inodoro, luego gira la cabeza y mira al viejo en la mesa y nuevamente la mira a ella como diciéndole <¿no ves?>.

María se levanta enojada y queda parada entre el inodoro y el lavatorio, desnuda, solo con el culote blanco, lo estaba esperando hace casi una hora desnuda, quería darle una sorpresa. A unos dos metros, bajo el marco de la puerta esta él, todavía con la ropa puesta.

María ahora sí habla casi gritando, entre llantos pero con un tono fuerte y firme:

-Hice todo lo que está a mi alcance para salvar nuestra relación Carlos, y seguís esa pelotudes, ¿no ves que me destrozas? ¿Porque tenés que joder con papá? ¿Porqué tenés que ser tan cruel? Podrías decirme de una buena vez por todas que ya no te atraigo más o que no me querés. No hace falta que me jodas con él, ¡no puedo creer que seas tan basura!

Sale del baño, Carlos intenta agarrarla del brazo, ella se zafa y comienza a vestirse y a juntar sus cosas rápidamente.

-No te quiero ver nunca más Carlos, ¡sos una mierda!, ¡una mierda sos!

Carlos se apoya en el marco de la puerta, mira el suelo, se siente perdido, sabe que se le va, pero qué mas puede hacer, que estupidez decirle que ve a su padre muerto, nunca se lo va a creer. El cuarto queda en silencio, mientras que María termina de vestirse, se coloca la hebilla en el pelo y se arregla la cara frente al espejo, recoge sus cosas y le dice, ya no llorando, sino seria y dispuesta a irse y no verlo nunca más:

-¡A la mierda con vos Carlos! Ojalá madures algún día, por vos te lo digo.- Y se va, dejando la puerta abierta.

Detrás de ella también sale el viejo, pero antes se termina el vino de un trago, le mete un tremendo tortazo a Carlos en la nuca y le dice:

-¡Te dije que no la jodieras pendejo!, ¡Te dije que no te quería cerca!

03/03/2010

Mozo Atrevido

-Escúcheme bien, ¡no joda!, ¿que azúcar ni que azúcar?

Le dice el mozo al cliente mientras sostiene debajo de su axila la bandeja plateada y agita la servilleta que sostiene en la otra mano como si estuviese limpiando el aire con un plumero.

 -El café es como la vida, un tanto amargo. Usted se lo va a tomar así como se lo sirvo. Si quiere algo mas dulce me hubiera pedido un capuchino ¡que carajo!

 El cliente ha quedado anonadado y lleno de vergüenza, todas las vistas del bar están fijas en su mesa. Luego mira al mozo que sigue gesticulando y mirando hacia arriba como miran los grandes filósofos cuando piensan, cavila. El mozo clava su mirada en los ojos pasmados del cliente y finaliza.

 -¡Rapidito me lo toma que se enfría! ¡Y se me deja de darle tantas vueltas a la cuchara!

01/03/2010

Futilidad

“Oh cuaderno de anotaciones diarias, oh implacable espejo de nuestra pobreza mental.  Libro que redactas nuestra vida, para corregirte debemos corregirnos, para enriquecerte, enriquecernos.”

(Adolfo Bioy Casares)

 

Martín prende la luz del velador y escribe en el libro de notas que guarda en la mesa de luz junto a su cama <Jugársela, elegir a una persona para compartir toda la vida es lo que no hace cualquiera, eso es el amor para mí, es eternidad>. Luego vuelve a apagar la luz y a recostar su cabeza sobre la almohada, pero no duerme.

 La pequeña habitación se encuentra totalmente a oscuras, todos los demás duermen en la pensión pues son ya las dos y media de la madrugada. Habría un silencio frío si no fuese por el sonido del viento enfurecido que sacude las ventanas, o el ruido del agua que fluye por las cañerías del baño.

Martín sigue pensando, no va a conciliar el sueño como hasta las cuatro o cinco de la mañana, lo sabe, porque es igual cada noche desde hace un tiempo, intenta  encontrarse con una respuesta.  Nocturno, sonámbulo,  su fastidio se enreda y desenreda a esta hora, espera a la noche y como el hombre lobo se convierte, en  palabras o frases sueltas, buscando un porqué a tamaño fracaso. Los sentimientos, desesperados, paradójicamente brotan cuando el sol se pone, y la luna llora encima del techo de chapa mal clavado. <La noche es el refugio de los melancólicos, el abrigo de los tristes, reúne a los solitarios, que son tantos como las estrellas> vuelve a anotar en su cuaderno de notas.

 Tiene bronca, mucha bronca, hacia ella y hacia él mismo, sobre todo eso, hacia él mismo. ¿Que lo ha llevado a creer nuevamente en el amor? ¿Porqué ha cometido el error de confiar y de entregarse sin condición? Una vez mas ha comprobado que el ser humano es un ser corrupto por naturaleza, y que todo aquel ingenuo como él terminará desolado. El mundo no está hecho para gente como Martín, el mundo es una trampa, y la trampa es un mundo, desconocido para él.

<En la soledad aprendemos a acariciarnos solos> piensa ¿Dónde leyó esa frase? No recuerda, vuelve a prender la luz y anota nuevamente. Luego se duerme.